21 DE AGOSTO, DÍA DE LAS FUTBOLISTAS

Botines revolucionarios: fútbol femenino en Argentina, una huella imborrable

19 de agosto de 2020 - 16:42 hs  |  Por Luty Gargini

Un día como hoy pero de 1971, con goles de la delantera Elba Selva, la selección argentina derrotaba a Inglaterra por 4-1 en el Mundial no oficial de México y – sin saberlo – sembraba una semilla que florecería más de 40 años después.
"¿Por qué se autodiscriminan? Ya existe un Día del futbolista? Pidan que las incluyan en ese y listo”, “¿Ahora, además, quieren un Día de las futbolistas? Qué pesadas”“Hay cosas más importantes para el deporte que declarar el Día de las futbolistas, hay otras prioridades”.

Esas son algunas de las cosas que se escuchan y leen cuando se busca instalar al 21 de agosto como el día para homenajear a las jugadoras de fútbol de nuestro país. Al menos, son algunas de las que no intentan ofender de manera explícita ni utilizan insultos para oponerse a la propuesta.




Ya es sabido por muchos y muchas, pero no está demás repetirlo: en esa fecha, en el Mundial femenino de México ’71 (aún no reconocido por la FIFA), nuestra selección nacional derrotó por 4-1 a Inglaterra. Fue en el Estadio Azteca y frente a 110 mil personas. Sí, la misma cancha donde 15 años más tarde se inmortalizó el histórico triunfo del conjunto masculino frente al mismo rival.

¿Otro dato curioso? Hace pocas semanas y por pedido de Futbolistas Argentinos Agremiados, AFA decidió cambiar el actual Día del futbolista (14 de mayo, por el gol de Ernesto Grillo en 1953) al 22 de julio, en honor al segundo gol de Maradona a Inglaterra en aquel Mundial ’86. Por un lado, fechas de sobra para elegir. Por el otro, los primeros pasos en la recuperación de una historia oculta, sesgada e invisible.

Puede ser, entonces, que allí se encuentre una de las claves para entender por qué se está intentando oficializar al 21 de agosto para las futbolistas mujeres. Luego de vivir a la sombra de sus pares varones y sus correspondientes "gestas" durante décadas, para muchas referentas y diversos espacios y organizaciones, no hay más tiempo. Llegó la hora de reconstruir la historia y visibilizarla, como acto reivindicatorio y como una herramienta para fomentar, además, la profesionalización de la disciplina.




“Esto tiene que ver con la invisibilización de todo lo que tenga que ver con las mujeres en la sociedad”, afirma Luky Sandoval, ex arquera y responsable de haber comenzado a reunir, no solo a aquellas Pioneras del ’71, sino también a las representantes de la década del ’50 y hasta los años ‘90. “Soy una cabeza dura y no pienso morirme antes de que se reconozca la historia de mi deporte”, suele decir cada vez que habla.

En 2019, la Legislatura de la Ciudad de Buenos Aires convirtió en Ley la celebración del 21 de agosto como el Día de las Futbolistas. En aquel primer festejo, donde se hicieron presentes muchas de las jugadoras históricas y actuales, hubo alegría, recuerdos y – sobre todo – reconocimiento a la necesidad de seguir poniendo en la agenda mediática y política al fútbol femenino.

La arquera de la selección del '71, Marta Soler, dijo en el evento: “Las mujeres jugamos honestamente al fútbol. Después de haber sido invisibles durante tantos años, este día yo lo siento como un milagro”. A su lado estaba sentada la capitana del equipo, Angélica Cardozo, quien agregó: “Parecía imposible pensar en esto después de 48 años de olvido”. Esas jugadoras, que nunca habían usado botines hasta llegar a México para jugar un Mundial, empezaban también a resignificar su historia personal.
 
A nivel nacional, la ley para sancionar esta celebración solo cuenta con media sanción, al igual que la provincia de Buenos Aires. Sin embargo, ya es un festejo oficial de hecho: suele pasar que estas cosas comiencen a empujarse desde diversos espacios y organizaciones activistas antes de institucionalizarse. Por eso, además, también se dice que en los avances dentro del fútbol femenino el movimiento feminista ha jugado un rol importante.
 
Con el deporte en un lugar preponderante dentro de la agenda feminista por primera vez en la historia, y con el fútbol femenino encabezando esas demandas, no solo se empezó a poner en valor el rol de las jugadoras de aquella época, sino también el de todas las generaciones. En esa dinámica, también encontraron un lugar para organizarse y mejorar sus condiciones laborales las entrenadoras, las preparadoras físicas, las periodistas deportivas y las dirigentas dentro de los clubes e instituciones deportivas.

Una fecha es, muchas veces, más que un casillero en un calendario. También puede ser el terreno donde se siembren futuras conquistas y se amplíen derechos presentes. Es una forma de sostener, desde la memoria, lo construido. Una forma de no perder de vista el arco, de no tirarse para hacer tiempo, de no dormirse en el entretiempo, de no tocar para atrás.

La autora de los cuatro goles del triunfo frente a Inglaterra en el ’71 se llama Elba Selva. En ese nombre se encuentra representada la identidad de todas las jugadoras del pasado, del presente y del futuro. El 21 de agosto del año pasado, recordando lo hecho con sus compañeras y reflexionando sobre el Día de las futbolistas, dijo: “Nosotras pasamos momentos difíciles porque no teníamos nada, pero siento que eso ya pasó. Ahora se viene lo más lindo porque hay chicas jugando por todos lados. Lo que hicimos, entonces, no fue en vano”.


Buscar

V
BUSCAR