El avión privado de Messi aterrizó en el aeropuerto París-Le Bourget a las 15:13 de Francia luego de más de trece horas de vuelo desde su partida del aeródromo Islas Malvinas de Rosario.

Messi, acompañado de su esposa Antonela Roccuzzo y sus hijos Mateo, Thiago y Ciro, volvieron a la capital francesa luego de los días de descanso que pasaron en la casa dentro de un barrio privado en la localidad de Funes, en las afueras de Rosario, adonde llegó tras los festejos en Buenos Aires por la conquista del Mundial.

El campeón del Mundo se sumará recién mañana a los entrenamientos del Paris Saint-Germain (PSG) y lo más probable es que juegue el miércoles 11 cuando el equipo parisino reciba en Parque de los Príncipes al Angers, por la 18va. fecha de la Ligue 1 francesa, que lidera PSG.

Sin embargo, la prensa francesa informó hoy que Messi podría pasar por el centro de entrenamiento de PSG, en las afueras de la capital francesa, para realizarse el habitual chequeo médico.

En el regreso a las prácticas con el equipo parisino, el mejor jugador del Mundial de Qatar 2022 se reencontrará con su amigo brasileño Neymar pero no estará el francés Kylian Mbappé, a quien enfrentó en la final del Mundial en Doha -el 18 de diciembre- que la Argentina ganó en definición con tiros desde el punto penal.

El autor de un triplete en la final disputada en el estadio Lusail fue licenciado por el entrenador Christophe Galtier luego de la primera derrota de la temporada, por 3 a 1 en su visita al Lens, en la 17 jornada de la Liga 1 de Francia.

Junto al marroquí Achraf Hakimi, Mbappé viajó a Nueva York y estuvieron anoche en el partido de básquetbol de la NBA entre Brooklyn Nets y San Antonio Spurs.

Fuente: Télam