A partir del 1 de enero del 2020, Holanda dejó de llamarse de esa manera para ser reconocida oficialmente como Países Bajos, de acuerdo a una decisión tomada entre el Gobierno, la junta de Turismo y la junta patronal de la nación europea.

El cambio le costó unos 200.000 euros al gobierno de La Haya, pero según el Ejecutivo valía la pena, porque el objetivo era hacerle un cambio de cara al país para que «la capacidad de ingresos en el extranjero fuera lo más inteligente y atractiva posible».

Uno de los cambios más visibles fue el del logotipo internacional por uno que combinará dos símbolos y un tulipán, seguidos del término Netherlands, nombre del reino en inglés.

Hasta 2019, la Junta de Turismo y Convenciones de los Países Bajos (NBTC) usaba un tulipán y la palabra Holland (Holanda, en inglés), que no era el nombre oficial del país entero sino de dos de las 12 provincias de los Países Bajos.

Hace unos 27 años, la industria turística decidió promover el país como «Holanda», pero la idea que motivó la modificación era para presentar el comercio, la ciencia y la política de todo el país, por lo que quedaba mal solo promocionar una parte, la de la región que corresponde técnicamente a Holanda.

Este es el primer Mundial de fútbol con el cambio de nombre por lo que significa una novedad para los futboleros que en copas anteriores siempre lo conocieron como Holanda.

Fuente: Télam